DESTACADO

El ovni que paró un partido de fútbol, pudo ser una reacción química de una fábrica de coches.

 

UN PARTIDO DE FUTBOL QUE SE SUSPENDIÓ POR UN OVNI.



                                  Imagen mejorada y editada del 1954. (Estadio Artemio Franchi).


Sucedió un 27 de octubre del año 1954 en el estadio Artemio Franchi, rebautizado después de la segunda guerra mundial como “Stadio Comunale de Firenze” hasta los años 80 y que posteriormente se le volvería a poner el nombre de Artemio Franchi. Nombre, que a día de hoy conserva. Este se encuentra situado en Florencia (Italia), campo donde juega el equipo de la Fiorentina y donde jugaba por aquél entonces.


Ese mismo 27 de octubre de aquél año no iba a transcurrir con normalidad el partido del derbi entre la Fiorentina y su rival Pistoiese, pocos en ese momento podrían saber el desenlace del encuentro en el minuto uno cuando unos 10.000 aficionados del deporte veían el encuentro desde las gradas disfrutando del fútbol, en un partido de vértigo para ambas aficiones, entonces...el árbitro pitó el final del primer tiempo, cuando aún el partido estaba en el descanso, minutos antes de empezar la segunda parte las 10.000 personas se quedaron mudas, un tremendo silencio casi cómo “ si se hubiese parado el tiempo”, de pronto se empezó a escuchar un estruendo de exaltamiento, provocado por los espectadores del partido, que al mismo tiempo alzaban sobre el cielo sus miradas con rostros de incredulidad y sus dedos índices señalando hacia el cielo.

Imagen de los aficionados observando el cielo.



La leyenda del fútbol italiano y jugador de la Fiorentina por aquél entonces Ardico Magnini, describía la situación: “Era algo que tenía la forma de un huevo que lucía y se movía lentamente, lentamente, lentamente......todos estaban mirando hacia arriba y había algo brillante en el cielo, algo plateado y brillante”.

“Estábamos impresionados, nunca habíamos visto algo así en el cielo. No quedamos impactados”.

El partido desde ese mismo momento fue suspendido y posteriormente el informe arbitral anotaría el siguiente punto: El encuentro fue suspendido porque los espectadores vieron algo en el cielo.

Entre el público se encontraban personajes conocidos de la época como por ejemplo, Gigi Boni uno de los socios más antiguos del equipo. Gigi añadió lo siguiente: “recuerdo claramente este avistamiento, fue increible”, en el que mencionó múltiples objetos algo diferente a lo que decía Magnini.

“Se movían muy rápido y luego se detuvieron. Todo duró un par de minutos. Podría describirlos como que tenían forma de puros cubanos. Me recordaron a esos puros en la forma que lucían”.

Boni se pasó mucho tiempo reviviendo ese insólito día, en varios ocasiones llegando a afirmar su firme creencia que lo visto ese 27 de octubre eran objetos de origen extraterrestre.

Otros jugadores como por ejemplo Romolo Tuci, estaba de acuerdo con la teoría extraterrestre e incluso según el mismo Romolo, todos hablaban de lo mismo, “de los extraterrestres”, de ovnis y de su experiencia directa con ese extraño objeto.

Según algunos testigos visuales de la época, estos vieron un rayo de luz de color blanco en una localidad cercana Prato, al norte de Florencia a unos 19 kilómetros del suceso apoximadamente.

Días posteriores al suceso por las cercanías de la localidad de Florencia hubieron varios reportes de todo tipo en diferentes lugares, probablemente debido a la magnitud de la extensión de la noticia del suceso durante el partido de fútbol días anteriores.


Como suele suceder en estos casos, siempre hay alguien con interés en profundizar en el asunto, recopilar datos y posteriormente con mucha sutileza contar la historia. En este caso no fué ni mas ni menos que Roberto Pinotti, presidente del Centro Nacional de Ovnis, escritor de varios libros sobre la temática extraterrestre y cineasta.


“tanto los jugadores como el público quedaron impactados al ver estos objetos sobre el estadio”. “En esa época los diarios hablaban de de marcianos. Claro, ahora se sabe que eso no es así, pero podríamos concluir que fue un fenómeno con comportamientos inteligentes, un fenómeno tecnológico, un fenómeno que no se puede vincular a fenómenos naturales de nuestra tierra”.

“Es un hecho que al mismo tiempo que los ovnis eran vistos sobre Florencia, había una extraña sustancia pegajosa cayendo desde el cielo. En español lo llamamos cabello de ángel”. “El problema es que se desintegraban después de un corto periodo de tiempo”.

“A la edad de 10 años recuerdo en un día muy claro y despejado ver este tipo de sustancia sobre los tejados de las casas de Florencia, duraban como una hora y después se evaporaban”. “Nadie sabe que relación tiene esta sustancia con los ovnis”.

Imagen del “cabello de ángel” vista desde un microscopio.


Uno de los periodistas que persiguió a l fenómeno del cabello de ángel y los ovnis fue el ya fallecido Giorgio Batini, periodista del diario La Nazione (uno de los periódicos regionales más antiguos de Italia). Batini mencionó en un programa de la época llamado Voyager, como el día del 27 de octubre del 1954 recibió cientos de llamadas telefónicas reportando el avistamiento.


En las oficinas de La Nazione, que se encontraban en el centro de la ciudad de Florencia el periodista alertado por la cantidad de llamadas tomó la decisión de subirse al tejado del edificio del periódico para poder visualizar lo que estaban viendo tantas personas. El reportero describió estos fenómenos como “bolas brillantes moviéndose rápido hacia el domo de la catedral”.

Batini perplejo por lo que estaba siendo testigo no pudo evitar bajarse del tejado y salir a investigar por los alrededores de la ciudad.

Fuera de la ciudad, halló un trozo de madera cubierto con un material esponjoso y blanco. Tomó varias muestras envolviéndolas en unas cerillas y las llevó al instituto de análisis químico de la Universidad de Florencia. Cuando llegó a la universidad pudo comprobar que no era el único que había tenido esa idea.


Una vez entregadas las pruebas se sometió al material a pruebas espectográficas y dichas pruebas indicaban que ese extraño material esponjoso contenía, boro, silicona, calcio y magnesio. No se llegaron a conclusiones definitivas y el material se vio afectado durante el proceso.

Poco tiempo después se llego a la conclusión de los “cabellos de ángel” no era otra cosa que la migración de arañas, pero si los análisis estaban en lo cierto nada de esto sería coherente.


Cabello de ángel.

Contenido Boro: el boro es una elemento metaloide, semiconductor, trivalente que existe con abundancia en el mineral Bórax.

Contenido Silicona: polímero inorgánico derivado del polisiloxano, constituido por átomos de silicio y oxígeno alternados.

Calcio: metal blando, grisáceo, el quinto más abundante de la corteza terrestre.

Magnesio: Es el tercer metal estructural más abundante de la corteza terrestre.


No cabe duda que de haber sido “arañas migratorias” como indicaban algunas partes, podríamos estar hablando de verdaderos extraterrestres, dado que la composición de una tela de araña poco tiene que ver con los llamados cabello de ángel. Aunque si llama la atención el echo de que algunas afirmaciones hablaran de que el producto de desintegraba y eso sería verdaderamente extraño debido a la composición de silicona, que esta no se desintegra de manera instantánea.


A día de hoy el debate sigue abierto al respecto, casi desestimando por completo la teoría de las arañas, pero si los análisis químicos estaban en lo cierto entonces....¿que pudo ser ese extraño material caído del cielo?. ¿Fueron pruebas químicas echas por la mano del hombre?. ¿Se destruyeron las pruebas al manipularlas o se destruyeron de manera voluntaria?. ¿ Podría haber sido un fenómeno natural?.

Se podría decir que este caso hasta la fecha, nos ofrece más preguntas que respuestas y, por los informes actuales se podría deducir que este caso es un misterio pero, como todo en la vida,....hay ciertos detalles a tener en cuenta que podrían relacionar un entorno a un acto “o un echo”. Se podría decir que las investigaciones relacionadas con los llamados cabello de ángel, no fueron más lejos que uno o varios análisis en laboratorios, análisis que ofrecían pruebas, pruebas que desaparecieron misteriosamente, o se encargaron de sacar a la luz informes basados en opiniones de “personal acreditado” que justificaban la migración de las arañas. Suponiendo que la migración estaba activa por la fecha, digamos que quedaría descartado, de modo que solo nos quedaría una prueba, la prueba de la composición del material, y uno de esos materiales a tener en cuenta.......desde luego el más importante....es la silicona. ¿Para que se podría utilizar la silicona?.

El ovni que paró un partido de fútbol, pudo ser una reacción química de una fábrica de coches.

Las siliconas se utilizan y utilizaban en muchos productos, y se incluyen cómo componentes de otros. Las siliconas se utilizan para sellados, recubrimientos, electrónica, lubricantes y en la industria auto motriz, es decir: fabricación de juntas para motores, transmisiones y etcétera. De modo que si tuviéramos una fábrica de automoción cerca de la zona donde ocurrió y esta hubiese tenido algún fallo o escape, todos estos químicos analizados en la época coinciden en el proceso de fabricación de estos elementos de automoción. Y habría que tener en cuenta que en las cercanías del estadio había una fábrica de FIAT, tal y cómo apreciamos en la imagen.


Desde el 1955 FIAT con su modelo fiat 600 fue aumentando progresivamente su fabricación de vehículos abriendo varias fábricas en la época y aumentando en contrataciones de puestos de trabajo.


En la década comprendida entre el 1958 y 1963 el índice de crecimiento anual del producto interior bruto fue del 6,3% y el sector automovilístico se convertiría en un impulsor potencial de la economía del país en esa época. De modo que nos resultaría fácil pensar que dado que no se abrieron investigaciones en una fábrica tan cercana aún sabiendo que el compuesto del cabello de ángel era coincidente al 100% con los químicos de fabricación en el sector de la automoción, podríamos decir e incluso de manera atrevida que todos los laboratorios de análisis fueron silenciados por el poder de la industria y la economía. Y ese sería el único motivo por el que las investigaciones no fueron más lejos. Habría que ponerse en la piel de un periodista o un científico si desvelara un secreto que pudiera acabar con la economía de una ciudad.

Ahora solo nos cabe preguntar si el extraño objeto que vieron esos 10.000 aficionados tenía que ver con alguna negligencia en dicha fábrica y que esta ocasionara algún tipo de reacción química, que posteriormente la misma fuera la causante de los llamados cabello de ángel. En mi opinión, no me cabe duda.










Comentarios